full screen background image
ENGLISH

Pensemos por un momento que estamos proyectando una instalación eléctrica para una oficina, un edificio o una futura casa, ¿qué consideraciones debemos hacer al proyecto? Indudablemente tendríamos que tomaren cuenta los conceptos de:

Las consideraciones previas pretenden incorporar los conceptos de seguridad de las personas, durabilidad de nuestra futura instalación eléctrica y rentabilidad a través de un mínimo costo de mantenimiento.

Pero… ¿sucede así en la práctica?, ¿todos los proyectos tienen en cuenta estas consideraciones mínimas?, ¿se proyecta la instalación pensando en los futuros dueños?, ¿se piensa en la tarea del administrador del edificio o dueño de la vivienda, y en los costos de las expensas, seguros y mantenimiento?

Aunque debería, no siempre es así. Esto nos hace pensar en la necesidad de incluir dentro de la etapa del proyecto los costos asociados a la futura conservación del edificio o vivienda.

Sin embargo, en la práctica nos encontramos también con edificaciones terminadas en las cuales no necesariamente se tuvo en consideración la totalidad de criterios anteriores. No obstante, el inmueble, tanto en su conjunto como en cada uno de sus componentes, debe recibir un uso y mantenimiento adecuados.

Esta tarea es la obligación de administradores de edificios, gerencias de mantenimiento, consorcios de propietarios y de toda persona responsable de cuidar el patrimonio y la seguridad de las personas.

Es necesario que tanto los usuarios como los propietarios conozcan las necesidades, obligaciones y deberes de uso y mantenimiento del edificio. No olvidemos que una falla en un piso con un mantenimiento deficiente puede afectar a otros pisos con mantenimiento adecuado.

Lo que claramente se busca es la durabilidad de las instalaciones y disminución de los costos de mantenimientos y/o futuras obras de reacondicionamiento, por eso es muy importante la tarea del asesoramiento profesional que debe contratar el propietario y administrador del edificio.

Para tal efecto, todo propietario o administrador debe conocer o solicitar asesoramiento sobre las condiciones de la instalación eléctrica que posee su propiedad, debiendo informarse también del mantenimiento que se realiza y el que realizan el resto de los propietarios.

Esto se consigue a través de: una auditoría técnica, realizada por profesionales para determinar las condiciones de funcionamiento del edificio, y la elaboración de un diagnóstico, documento que permite al responsable del edificio en su conjunto poder informar al comité ejecutivo o consorcio de propietarios de los eventuales siniestros que se puedan ocasionar y de las disposiciones a corto y mediano plazo.

La desidia de los propietarios respecto del uso, mantenimiento y conservación de sus edificios alcanza su máxima expresión en lo que se refiere a los elementos comunes de la construcción, ya que por lo general piensan que, mientras no les afecte directamente, no es su problema. Algunos cuidan sus pisos con esmero y el resto de los pisos parecen que van a tener un siniestro en cualquier momento.

Mantener, conservar y emplear adecuadamente los edificios para su durabilidad, habitabilidad, aspecto, seguridad y el correcto funcionamiento de los distintos elementos e instalaciones es una necesidad social.

Todos los proyectistas de instalaciones eléctricas deberían tomar conciencia a la hora de considerar las premisas de diseño, asimismo, es labor del administrador de un edificio inculcar estas nociones elementales en los copropietarios.

La verificación de la instalación eléctrica en un edificio debe ser frecuente, pues está expuesta a cambios constantes de sus consumos: instalación de equipos de aire acondicionado o nuevos equipos de distinta índole, incorporación de nuevos puestos de trabajo, remodelación de pisos por cambio de dueños, etc.

Las operaciones de mantenimiento eléctrico tienen un carácter preventivo, su finalidad es:

Con lo expuesto buscamos que se tome conciencia no solo en el ámbito eléctrico, sino en todo tipo de instalaciones; además, por un lado, entre los profesionales proyectistas, cualquiera que sea su oficio; y, por otro, entre los administradores de edificios, gerencias de mantenimiento y toda otra persona que tenga la responsabilidad de un edificio, sin olvidar a los inquilinos.

Por qué el servicio de Mantenimiento Preventivo:

Porque, en todo proyecto se necesita cuantificar con una muy buena aproximación, la extensión del trabajo y por ende, el recurso a utilizar (mano de obra, materiales, herramientas), una forma de hacerlo es a través de nuestra inspección, revisión de variables eléctricas y finalmente un informe real. Si tenemos cuantificado la cantidad de trabajo y recurso a utilizar, entonces también se podrá evaluar su costo y duración.

En base a la necesidad de plantearse esa cuantificación de la magnitud del trabajo, presentamos nuestro Mantenimiento Preventivo en Edificios y Condominios inicialmente empezamos con Instalaciones Eléctricas y las zonas que involucran su infraestructura registrando en documentos cada uno de todos sus componentes que lo conforman.

Mediante la presentación de nuestro informe usted podrá contar con documentación real de sus equipos para así de esta forma identificar, cuantificar y actuar rápidamente ante los posibles eventos no deseados.

Un ejemplo práctico y sencillo de Mantenimiento Preventivo es el orden y la limpieza, estas actividades se programan por días, semanas meses y años. Lo invitamos a recibir nuestros servicios programados anuales es un buen paso para optimizar sus costos operativos que garanticen operatividad, disponibilidad y confiabilidad en su infraestructura.

Saludos

Carlos Ortiz
Electricistas Lima

Contacto: 992227375 - 4683176

Volver a inicio